» Bienvenido a La CROC Revista mensual gratuita... conócenos  
Noticias

El reparto de utilidades es tú derecho y debes recibirlo entre los meses de Mayo y Junio.

lunes, 15 de mayo de 2017

El reparto de utilidades es un derecho constitucional que se encuentra en el apartado A del artículo 123 de participar como trabajador en las ganancias que obtiene un patrón o una empresa, conforme a la Declaración Anual.

Es necesario que como trabajador conozcas este derecho, a continuación te compartimos las dudas más frecuentes sobre esta prestación.

¿Cuándo deben pagarse?

A más tardar el 30 de mayo, en el caso de los trabajadores que laboran para persona moral (empresa o corporativo)
A más tardar el 29 de junio, en el caso de quienes trabajan para persona física.

¿Cómo se calcula?

Las empresas están obligadas a pagar 10% de sus utilidades a los trabajadores.

La cantidad que te corresponde se determina según tu salario base y los días efectivamente trabajados en el año.
El salario que se considera como base para este reparto, es la cantidad que percibes por cuota diaria, sin incluir otros ingresos como tiempo extra, gratificaciones, primas o cualquier otro derivado de su trabajo. Cuando el salario sea variable, se tomará como cuota diaria el promedio correspondiente al total percibido durante el año.
En el caso de los trabajadores de confianza se tomará como salario tope, base del reparto de utilidades, el resultante de sumar 20% al salario del trabajador sindicalizado o de base de más alto salario, elevado al año.

¿Quién tiene derecho a recibir este pago?

Todos aquellos que presenten un trabajo personal subordinado a una persona física o moral; Los trabajadores, extrabajadores eventuales o exempleados de planta, cuando hayan laborado un mínimo de 60 días durante el año.
También quienes prestan sus servicios en una empresa o establecimiento, supliendo vacantes transitorias o temporales; además de quienes desempeñan trabajos extraordinarios o para obra determinada

¿Para qué trabajadores no aplica este derecho?

No aplica para trabajadores domésticos; directores, administradores y gerentes generales; profesionistas, artesanos, técnicos y otros que, mediante el pago de honorarios, presten sus servicios sin existir una relación de trabajo subordinado con el patrón.
Se exenta de dicho reparto a empresas de nueva creación durante su primer año de funcionamiento; al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) e instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia; a empresas cuyo capital sea menor al que fija la Secretaría del Trabajo y Previsión Social por ramas de la industria, y a instituciones de asistencia privada que realicen acciones con fines humanitarios de asistencia, sin propósitos de lucro y sin designar individualmente a los beneficiarios.

Redacción.