» Bienvenido a La CROC Revista mensual gratuita... conócenos  
Noticias

Cultura de la Legalidad

domingo, 22 de noviembre de 2009

La sociedad mexicana ha perdido muchos de sus valores y de ello se deriva en gran medida la situación que vive hoy nuestro país. No basta con endosarle toda la culpa de nuestros males al mal gobierno, pues de una u otra forma, con nuestras acciones u omisiones de las mismas, hemos contribuido todos al pésimo ambiente en el que hoy vivimos y del cual nos quejamos todos los días, sin que esto implique aminorar la parte que le toca a nuestra clase gobernante.

El serio problema de inseguridad que vive nuestro país, no es sólo asunto de policías y ladrones, sino que va más allá y tiene antecedentes en la corrupción, la impunidad, la desintegración familiar, y en algunas ocasiones por el amarillismo periodístico que hace una Apología del delito.

Invito a ustedes a reflexionar sobre éstas acciones u omisiones que hacemos en nuestras vidas, que aunque parezcan pequeñas, contribuyen a una gran cantidad de problemas como la ilegalidad y la impunidad, simplemente con comprar productos pirata o mercancías robadas rematadas a bajos precios en los diferentes tianguis de nuestro país, hasta encubrir sin denunciar actos delictivos graves y sobre todo los que ocurren más a menudo aunque son de menor gravedad.

Criticamos a aquellos periódicos que manejan una doble moral, pues por un lado manejan en sus columnas principales la exigencia al gobierno para combatir al crimen organizado, la corrupción y la impunidad en los delitos que se cometen, mientras que por otro lado, en la sección de anuncios clasificados, encontramos cantidad de anuncios que ofrecen servicios de prostitución y estafa, mismos que se encuentran amparados por el crimen organizado dedicado a la trata de personas y su comercialización como si fueran mercancía.

Es ahora el momento de reflexionar acerca del país que estamos haciendo y que podemos transformarlo en el México que todos queremos, con valores, principios, cultura, honestidad y solidaridad, si todos jalamos por el mismo rumbo, para no dejar un país destruido a nuestros hijos.